El arquitecto del Viejo Mundo que se enamoró del terruño criollo por Cronista