Ballenero Juan Perón, el gigante apichonado