María Remedios del Valle, la madre patria