Tucumán, pequeño gran paraíso