Helado argentino, un aplauso para el repostero