Queso Mar del Plata, la adaptación holandesa que llegó con la inmigración y es una marca registrada

Es común confundirlo con el Pategrás. Esta variante de la tradicional receta neerlandesa comenzó a fabricarse en la ciudad en 1933…

En Argentina se estima que, a lo largo del año, cada habitante consume un promedio de 11 kilos de queso. Hay variedades para todos los gustos: grasos, magros, azules, blandos, de rallar, de postre, para picada, compactos y “con agujeritos”. Mar del Plata supo ganar un lugar en la producción quesera al punto que, la ciudad cuenta con una variedad que lleva su nombre.

El queso Mar del Plata comenzó a producirse en la ciudad con la llegada de las corrientes migratorias y, los primeros registros de su elaboración se remontan al año 1933. Si bien es común que el denominado “cáscara colorada” e confunda con el Pategras, los especialistas aclaran que el producto local es menos graso y nieve menor presencia de picantes.

Se trata, en realidad, de un queso semigraso ya que se elabora con leche parcialmente descremada y cada horma – que no excede el kilo y medio- lleva un proceso de maduración que va entre los cuatro meses y el año.

Antes de la llegada de los inmigrantes a la ciudad, el queso era denominado “Queso Holanda”, no solo para hacer referencia a la raza bovina de la que se obtiene la leche para su elaboración, sino también por el parecido de la receta con los quesos Gouda y Edam provenientes del país naranja.

En Argentina, el “queso Holanda” llegó durante las olas migratorias de fines de siglo XIX y principios del XX y los registros locales dan cuenta del inicio de la producción del producto de manera sostenida en 1933 en manos de los inmigrantes europeos que se habían asentado en la ciudad. La variación de la receta debido a la calidad de la materia prima y la necesidad de pertenencia de los recién llegados hicieron que el producto comience a denominarse “Mar del Plata” y comercializarse con el nombre de la ciudad.

Desde la Pulpería Quilapán ubicada en San Telmo destacan que el queso Mar del Plata tiene un rol fundamental en el éxito del “Postre Vigilante”, ícono de la cultura argentina. La combinación con el dulce de membrillo o batata trascendió el territorio nacional  “en Brasil, al mismo postre se lo conoce popularmente como Romeo y Julieta y en Uruguay como Martin Fierro”, destacan desde el tradicional comercio porteño en el que agregan que el “Mar del Plata” es muy recomendado para armar picadas con fiambres y otros quesos y, para quienes gustan del vino, los especialistas recomiendan combinarlo con variedades de Cabernet, Malbec o Merlot.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?