9 de Julio: un recorrido para revivir la Buenos Aires de 1816

En la ciudad, aún perduran las construcciones de esa época; iglesias, casas y edificios públicos… pulperías

Hace exactamente 200 años, la ciudad era una pequeña aldea en la que vivían unas 40.000 personas. Muchas de ellas, en busca de modernidad, miraban hacia Europa, entre otras cosas, para inspirarse en la decoración y la arquitectura de las construcciones de las grandes capitales. Esas huellas se pueden ver en las viviendas y los edificios públicos y eclesiásticos que todavía perduran de aquella época y que pueden recorrerse hoy para revivir la Buenos Aires de 1816.

(…)

«La plaza era el centro de una ciudad, que estaba en veloz expansión. El lugar se dividía en dos: al oeste la Plaza de la Victoria y al este la Plaza 25 de Mayo. Por esa época comenzó a perfilarse lo que era el centro de la ciudad, definido y jerarquizado por su grado de aproximación a la Plaza de Mayo», explica el arquitecto Alberto Alfaro, autor del libro Revelando Buenos Aires.

(…)

En San Telmo, se puede visitar la Pulpería Quilapán, una casa de ladrillos rojos, con dos patios y un aljibe que recrea cómo eran esos bares -se estima que en esa época había unos 500- donde se tomaba una grapa con amigos o se compraba desde fideos hasta yerba.

En Recoleta, se puede recorrer la iglesia de Nuestra Señora del Pilar, la segunda más antigua de la ciudad. Especialmente, se aconseja circular por sus claustros, galerías y obras de arte.

Por Virginia Mejía

circuito historico pulperia

 

 

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin