Alfajor, esa dulce tentación…

A pesar de sus lejanos orígenes, es considerada una de las golosinas predilectas por los argentinos. Secretos de una dulce debilidad.

Agua la boca de quien evoque su nombre, identifica a la repostería nacional y, como si fuera poco, no reconoce edades en sus dichosos consumidores. Grandes y chicos se rinden a los pies de esta golosina argentina por excelencia. Ahora bien, ¿qué sabemos del ya mítico alfajor?

Un largo viaje

Podríamos decir que el alfajor es un bocado conformado por dos galletas dulces, uanidas por una capa de dulce de leche y bañadas en chocolate. Aunque el secreto de su sabor y procedencia escapa a dicha simpleza. Se trata de un antiquísimo invento culinario de origen árabe, hecho tradicionalmente a base de una pasta de almendras, nueces y miel. Mientras que el nombre “al-fajor” significa cerámica en el idioma de sus creadores. ¿La razón? El hecho de que, antiguamente, la comida no se cocinaba en el horno sino en vasijas de cerámicas.

Llegando a casa

La receta se expandiría luego en la Europa occidental, hasta desembarcar en Argentina de la mano de Augusto Chammás. Un químico francés que arribó al país a mediados del siglo inaugurando en Córdoba una pequeña industria familiar dedicada a la confección de dulces y confituras. El cambio no fue mayor; pero sí fundamental en un aspecto: en lugar de ser cuadrada, esta golosina adoptó forma redonda.
Aunque si de industria 100% nacional hablamos, Hermenegildo Zuviría fue –en 1891- el primer argentino en iniciar la tradicional elaboración de alfajores. Aunque el propósito de “Merengo” –apodo surgido por los alfajores de merengue que elaboraba- no era montar una fábrica; sino vender la deliciosa golosina en su pulpería de la capital santafesina.

Variedad argenta

Argentina es, sin dudas, el país donde el alfajor adoptó más formas que en cualquier otro lugar del mundo. Hay de chocolate negro, de chocolate blanco, glaseados, de hojaldre, de maizena y de galletas. Duros o blandos. Simples o triples. Rellenos de dulce de leche, chocolate, dulce de frutas, dulce de membrillo, mousse y muchas variables más. Regionales o industriales…la categorización parece no tener fin. Tucumanos, santafesinos, cordobeses, marplatenses, correntinos: cada localidad tiene su versión; incorporando a la receta los más nobles y característicos ingredientes de la región.
Ya lo sabemos ahora, los alfajores no son un invento argentino. Pero en virtud de sus irresistibles versiones… casi, casi.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • El alfajor Jorgito –creado en 1950- lleva el actual liderazgo en el mercado nacional de esta golosina. Debe este nombre al hijo de su “creador”.
  • Los alfajores marplatenses Havanna surgen en 1948. Pasado más de medio siglo, la empresa fabrica nada menos que 100 millones productos al año.
  • Un súper alfajor fue presentado en la ciudad de Mar del Plata, en el año 2011. Todo un Record Guiness para sus 556,100 kilos de riquísima masa rellena con dulce de leche. Para su elaboración, el maestro pastelero Ariel Seggeser utilizó 100 kg de harina, 560 huevos, 25 kg de dulce de leche y 20 kg de baño de repostería, entre otros ingredientes.

BIBLIOGRAFIA

  • Nucha. Historias, secretos y recetas de la mejor repostera argentina, Javier Ickowicz, Sudamericana, Argentina, 2012.
  • El blog del alfajor

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin