Antártida: ese blanco esplendor

La Antártida Argentina es un hábitat de fauna en estado puro y lugar indiscutido de desarrollo de investigaciones científicas.

Un paisaje capaz de dejar ciego a cualquiera y un frío que puede calar en lo más hondo de la humanidad: así se describe la Antártida, uno de los estados más puros de la naturaleza que pueden encontrarse en Argentina.

¿Se puede vivir en la Antártida?

Antártida conforma lo que se llamó en su momento el «sexto continente» y su territorio está dividido en jurisdicciones que pertenecen territorialmente a diferentes países. Actualmente se la considera una reserva importante de esa agua dulce que en algún tiempo habrá de escasear. Si bien las condiciones de vida en esta porción de tierra son duras y no aptas para el desarrollo humano en su totalidad, existen 100 bases militares con propósitos científicos. Estudios dan cuenta que durante el invierno se pueden hallar en esos fríos parajes alrededor de mil personas mientras que en el verano arriban muchas más, gran parte de las cuales lo hacen a modo recreativo. Argentina cuenta actualmente con seis bases, dos de las cuales son las que registran habitantes permanentes.

Cómo llegar a la Antártida

Es la Antártida una destino para muchos viajeros, sobre todo para los expedicionistas que ven en esta región la posibilidad de encontrar poca flora pero mucha fauna sin alteración humana alguna. En los últimos años se ha facilitado en gran medida el acceso a la población civil a través de lujosos viajes de cruceros o sobrevuelo que pueden durar hasta un día. Por otra parte, aquellos que viajan a la Antártida como parte de equipo de investigación, lo hacen a través del rompehielos Almirante Irizar, que por sus dimensiones y su fortaleza es el único tipo de embarcación que permite acceder a todas las bases del lugar.

Un revolucionario hallazgo: el krill

Los habitantes de la Antártida conviven cotidianamente con un pequeño crustáceo llamado Krill. Este animal tiene una longitud que puede variar entre los 8 y los 70 mm y sin embargo, tiene un altísimo contenido calórico y nutritivo que lo convierte en lo que los nativos llaman «el alimento del futuro«.

Inmerso en tanto hielo y frío se encuentra un desierto blanco que puede pensarse como una reserva para cuando del resto de los territorios no quede nada.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • Los nombres de las Bases argentinas en la Antártida son: Base Marambio, Base Carlini, Base Esperanza, Base Belgrano II, Base Orcadas y Base San Martín.

BIBLIOGRAFIA

  • Gurruchaga, Marcelo, Antártida, los colores del desierto frío, Ediciones Gurruchaga, Bs. As., 2009.

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin