Coatí: ingenio de la nariz a la cola

Tan hábiles como simpáticos, los coatíes tienen su propia ley en la selva: unión, liderazgo femenino y morisquetas para tirar al cielo.

Desde el Sur de Estados Unidos hasta América del Sur, el coatí hace de las suyas en las selvas y bosques tropicales. Aunque nuestro protagonista de la fecha es nada menos que el nasua nasua o «coatí de cola anillada» (así llamado por los anillos de color alternado que presenta el pelaje). Se trata de una especie propia de Sudamérica de fama mundial. Artista predilecto de las lentes fotográficas, se las ingenia para acaparar toda atención. Y aquí descubriremos por qué.

Todo terreno

Su nombre proviene del guaraní “coá-ti”, que significa «nariz larga». Y vaya si hace honor a dicha reminiscencia: este simpático mamífero utiliza su hocico para excavar en busca de gusanos, caracoles, insectos y hasta arañas. Aunque también come frutas, lagartijas y aves. Variado banquete para aprovechar hasta el empacho. Es que el coatí no acostumbra a almacenar comida; sino que aprovecha al máximo lo que consigue. ¿Dónde? Mayoritariamente en suelo firme, “hociqueando” el terreno mientras mantiene su cola erguida. Aun así, pasa buen tiempo sobre los árboles, donde se mueve como pez en el agua. Hasta puede corretear sobre las ramas si su grosor se lo permite: apoya toda la planta de sus hábiles piesitos y allá va. Total, la larga cola mantiene su equilibrio o se enrolla rápidamente en algún tronco salvador para rescatarlo de toda caída.

Una monada

Trepada por un lado, carrerita por otro, el coatí es pura simpatía ante los ojos del hombre. Y viceversa: nuestro cuadrúpedo amigo se encariña con el hombre, no le teme. Sólo que -cual niño consentido- es capaz de enojarse si no se le presta atención a sus morisquetas. Nada pasa desapercibido ante su ojo, por cierto, algo inquisidor: el coatí examina a quien tiene por delante sin pudores. Mira fijamente a quien se le presente, ya sea animal o humano. Lo mismo da, su hocico escudriñador también querrá participar de la inspección.

Vamos las bandas

Los coatíes suelen andar en banda. Durante el día se mueven en grupo para buscar alimento y protegerse del peligro. Sí, todo está muy organizado: uno de ellos actúa como vigilante y chilla ante la aparición del enemigo. En ese momento la mayoría se esconde en árboles de baja altura, mientras algunos se quedan a “bancar la parada”. ¿Quiénes? Nada menos que valientes hembras, ya que los machos adultos hacen la suya: llevan una vida solitaria y con hábitos nocturnos. Entonces… ¿Quiénes conforman los grupos? Hembras emparentadas entre ellas: una madre con sus hijos (coatíes juveniles, ya sea machos o hembras) es la unidad básica del grupo. Luego se suman hembras hermanas o primas de la primera. En otras palabras, todo queda en familia.

Mujeres al poder

Hasta 25 hembras pueden convivir en un mismo grupo, siendo las adultas aquellas que lideran al conjunto: se ocupan del cuidado de los jóvenes y hasta establecen el lugar donde dormirán, aunque siempre dentro del mismo territorio (los coatíes no son migratorios sino que mantienen una región como hogar estable). Lo cierto es que las hembras siempre mantienen su liderazgo, aún cuando los machos se cuelan en el grupo ¿Cómo es eso? En la época de apareamiento -de enero a marzo- los machos tienen abiertas las puertas de la comunidad femenina; mientras que el resto del año compiten por su próximo harem. Por su parte, la hembra preñada construye el nido para sus futuras crías: tras 70 días suelen dar a luz entre 2 y 6 crías que son amamantadas durante 4 o 5 meses.

Y así la historia vuelve a comenzar: la de las mujeres caminantes, la convivencia grupal, las vicisitudes de la selva…y la de una sabia naturaleza que no deja de asombrarnos con sus criaturas. La conciencia y responsabilidad por proteger y respetar la especia, ya es materia del hombre.

NO ME DIGAS!

  • ¿Dónde podemos encontrar un coatí en Argentina? En las provincias de Misiones (especialmente en la zona de Cataratas), el sector oriental de Chaco y Formosa, el extremo norte de Santa Fe y la franja que ocupa la Selva Nublada en Salta, Jujuy y Tucumán.
  • El coatí se encuentra a salvo:  la especie es protegida por las Reservas y Parques Nacionales Baritú,  Calilegua, Campo de los Alisos, Chaco, El Rey,  Formosa,  Iguazú, Río  Pilcomayo y  San Antonio. Su estado de conservación es de preocupación menor, según SAREM (Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos).
  • Familia del coatí de cola anillada,  el llamado coatí de nariz blanca (Nasua narica) habita Centroaméricay algunas zonas de América del Norte. ¿En qué se diferencian? Más allá de sus distintivos en la cola y la nariz, el coatí sudamericano es de color marrón rojizo; mientras que su pariente es de mayor tamaño y color marrón grisáceo.
  • ¿Quién dijo que los animales no se preocupan por la higiene? Si dispone de agua, el coatí lava la comida antes de comerla. ¿Qué tal?
  • Los coatíes se las ingenian para conseguir alimento de cualquier modo. ¡Hasta de las manos del propio ser humano y sin permiso! Son muy habilidosos con sus extremidades, cuyas uñas pueden resultar bastante filosas. Por eso se recomienda no tener comestibles a su alcance. En su afán por comer son capaces de causar daño.

QUE SE YO!

PARA CHUSMEAR

  • Archivo

    VINO TINTO CARCASSONNE

    Valorado en 0 de 5
    Leer más

    Combinación exacta de la estructura y potencia del Cabernet Sauvignon con la dulzura de los taninos del Malbec. Un clásico Argentino siempre junto a nuestra parrilla. En los años 40 era el elegido del la familia Perón.

1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by
Ir arriba