Fabián Tejada, tambores del sur

Desde tierras sureñas, Fabián Tejada pregona la percusión nacional bajo una incondicional premisa: tocar lo que se vive.

Se oye el sonido de las manos que percuten; la musicalidad que, dispuesta a desafiar latitudes, resuena cual eco de tierras hindúes, africanas y latinoamericanas. ¿Y si nuestro suelo fuese capaz de esbozar sus propios ritmos? Ya no a través de una chacarera o de un gato; sino mediante el repiqueteo de timbales, tamboriles, tumbadoras…Y en esos menesteres anda Fabián Tejada, quien ha desandado su carrera artística alzando la bandera de la percusión nacional. Aquella que, sin olvidar sus foráneas raíces, fuese capaz de construir su propio lenguaje. Y vaya si así lo hizo.

Directo al corazón

Mendocino de nacimiento y rionegrino por adopción de territorio, Tejada no sólo se ha consolidado como percusionista; sino que supo erigirse como compositor, productor musical y docente de su propio arte. ¿Cómo comenzó la historia? Con un verdadero flechazo de amor. Ese que le propiciaran sus primeras tumbadoras, allá por 1986, luego de que un amigo se las obsequiara. Lo que se dice, un verdadero camino de ida. ¿Hacia el mundo de la percusión? Sí. ¿Más allá de su querida Viedma? También. Porque sería en la bonaerense ciudad de La Plata (más cerca de la cosmopolita Ciudad de Buenos Aires, esa en la que “Dios atiende el teléfono más seguido”) donde, tres años más tarde, Fabián cruzaría su historia con la de Daniel Mele, profesor y, para entonces, futuro director de Orquesta Amarilla; proyecto de percusión creativa que viera la luz en 1992 y que no tardaría en irradiar la propia. Cual faro a la vera del mar, los 15 tambores amarillos que Daniel ideara para dar vida a su orquesta, y que simbolizaran la energía solar, fueron quienes marcaron el camino de la composición propia en materia de percusión nacional. Menudo desafío el de estos pioneros, a quienes Tejada se uniera en 1997 para continuar con tamaña “argentinada”.

Viaje interior

Sin embargo, mientras la Orquesta Amarilla calentaba motores para salir a escena, lo propio hacía el tren que llevaría a Fabián hacia la cordillera. Sí, el regreso a la provincia no tendría el sabor de la salada agua de mar; sino el de la dulce agua de nieve. Cumpliendo un anhelo de años, nuestro protagonista parte rumbo a Bariloche. Y es allí, en las alturas del cerro Otto, rodeado por las bondades de la naturaleza y sus adversidades, donde Fabián emprende un viaje dentro de su propio viaje: el viaje al sol. Una experiencia de percusión y pintura al que dio vida junto a Federico Marchesi, artista plástico que conociera durante su estancia en el cerro. ¿Quiénes fueron los primeros y privilegiados testigos de esta puesta? Los peatones de la calle Mitre, cuyo asombro y aceptación convirtieron al “viaje” en todo un espectáculo, aquel que acabaría por trascender los límites de Bariloche para expandirse por toda la provincia. Tierra rionegrina en honor a la que Tejada iría a concebir otra gran criatura artística: Kamaruko.

Madre tierra

Con instrumentos que remiten a etnias de todo el planeta; pero con vivencias y gustos personales como musas inspiradoras, Fabián transmite su propio folclore de la mano Kamaruko Percusión Argentina. Un proyecto de investigación, composición y expresión artística que, basado en la percusión, manifiesta de modo genuino y visceral el sentir de su creador; el arraigo por el que tributa a aquellos pagos sureños y a sus pueblos originarios (el Kamaruko es una ceremonia Mapuche) en una mixtura que rescata tradiciones y, a la vez, propone nuevas y propias expresiones. Tocar lo que vivimos”, esa es la cuestión para Kamaruko. Quien, desde 1998, no ha dejado de avanzar en la búsqueda de su propio idioma. Aquel que, sin importarle la procedencia de los tambores que hablen en su nombre, emana un discurso a pura argentinidad. Sencilla tarea a la hora de describirla; difícil misión a la hora de ejecutarla…enorgullecedora obra a la hora de compartirla. Pequeño gran lujo que hoy nos damos con usted.

NO ME DIGAS!

  • ¿De qué va la ceremonia de Kamaruco? Se trata de una tradición que, año a año, el pueblo mapuche realiza para robustecer su fuerza, pensamiento, ser, saber, consejos y esencia de la vida. Además de reafirmar que la cosmovisión de su comunidad es pura sabiduría que ha sido desarrollada durante milenios.
  • Junto a Kamaruko y Orquesta Amarilla, Fabián Tejada ha participado de numerosos festivales. ¿Uno de los más destacados? PERCUBA 2001, en La Habana. Allí donde desembarcó junto a la agrupación de Daniel Mele.
  • Kamaruko lleva lanzados cuatro discos: Oro natural (2002), Gente de la Tierra (2005), Sólo ser (2011) y Ofrenda (2014).

QUE SE YO!

PARA CHUSMEAR

  • Archivo

    VINO TINTO CARCASSONNE

    Valorado en 0 de 5
    Leer más

    Combinación exacta de la estructura y potencia del Cabernet Sauvignon con la dulzura de los taninos del Malbec. Un clásico Argentino siempre junto a nuestra parrilla. En los años 40 era el elegido del la familia Perón.

1
Gracias por su consulta. Lo esperamos en Defensa al 1344 del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche. Haga su reserva online aquí: http://pulperiaquilapan.com/
Necesitaría algo más?
Powered by
Ir arriba