French y Beruti, los chisperos de Mayo

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Casi, casi como si de un solo ser se tratara, la dupla French-Beruti aún da que hablar en las memorias de la Revolución de Mayo. ¿De qué iba este par en las inmediaciones del Cabildo? ¿Repartía escarapelas entre los negros paraguas que cobijaban al pueblo aquel tormentoso 25? La escena parece recortada del imaginario popular. Aunque, lejos de esta puesta casi fantástica, Antonio French y Domingo Beruti han dejado certera huella en aquel Cabildo Abierto. El pueblo quería saber de qué se trataba, y ellos lo sabían como pocos más.

Explosivos

Una verdadera dupla dinamita, ésa es la que han compuesto French y Beruti, más conocidos como los “chisperos”. Dicho en criollo, agitadores, fogoneros… llámelos como quiera; pero el hecho es que no hay revolución sin revolucionarios, y en la memoria colectiva no hay 25 de Mayo sin French y Beruti; pues nadie mejor que ellos podría haber ocupado su sitio. ¿Repasamos su valeroso prontuario? Domingo French fue el primer cartero de Buenos Aires. Aunque no vaya a creer que de simples misivas iba el ir y venir de este don…French era nada menos que el encargado de llevar las notas del Virrey a cualquiera de los doce cabildos provinciales del Virreinato, o hasta la mismísima ciudad de Montevideo. Menuda tarea la suya, pues Domingo contaba en su haber con una gran ventaja: sabía leer y escribir, lo que pocos en aquel entonces. Claro que no por ello fue reticente a las armas… Bien claro así lo ha dejado al producirse las invasiones inglesas, participando activamente de la Reconquista de Buenos Aires. Fue el propio French quien, junto a Martín de Pueyrredón, organizó el victorioso cuerpo miliciano de los Húsares, constituido por voluntarios criollos, sin distinción de clase y reputación. Sólo que allí no terminaría su causa, pues la independencia era ese fuego sagrado que le ardía por dentro. Imagine, entonces, a las filas de quien supo unirse: sí, nada menos que a las de Mariano Moreno, líder del bastión patriota más radical durante la gesta independentista. Claro que Antonio Berutti no se quedó atrás. Abogado de profesión y militar de vocación, supo de pluma y palabras tanto como de armas, al prestar servicio a la Corona española. Sin embrago, sin más incondicionalidades que la que se le debe a la propia patria, a la hora de los bifes, también se calzó el traje de “morenista”.

Hombres de pueblo

Si todos los caminos conducen a Roma, las convicciones de French y Beruti no podían más que reunirse en una causa común y encender el fuego de la Revolución de Mayo. De allí su trascendencia. Lejos de todo encasillamiento, lo suyo no fue repartir cintas celestes y blancas en la plaza (tal vez algún distintivo; más no escarapelas propiamente dichas); sino convertirse en el brazo armado de la revolución, en la fibra nerviosa de su consecución. Pues, aún con su instrucción y saberes, sabían del fango, se movían entre la plebe, merodeaban los arrabales…El pueblo los reconocía con estima; y a sus órdenes estuvo en aquel mayo de 1810.

El dúo dinámico

Para entonces, French, Beruti, y las antiguas milicias criollas que habían defendido a la ciudad de los invasores ingleses, conformaban ya la llamada “Legión Infernal”. El 21 de Mayo, la legión ocupa la actual Plaza de Mayo, y, armada hasta los dientes, exige la convocatoria a un Cabildo abierto. Concedido por el Virrey Cisneros para el día 22, ni French ni Beruti marcharon contentos con ello. Sino que, llegado el momento, impidieron el ingreso al cabildo de todo hombre adherente al bando realista. ¡Unos cuantos infiltrados de Cisneros procuraban ingresar para evitar su destitución! He aquí cuando el dúo dinámico solicita la portación de un distintivo para su gente, y el consecuente nacimiento del mito de la repartición de escarapelas. ¿Se trató de cintas celestes y blancas? ¿Sólo blancas? ¿Azules? ¿Eran cintas o brazaletes? Certezas se buscan…

Persevera y triunfarás

El hecho es que la junta acabó por celebrarse el día 24, y con Cisneros a la cabeza. ¡Rechazo generalizado de los chisperos y sus hombres! La Legión Infernal metía miedo puertas afuera del Cabildo… Tanto así, que la junta se disolvió, conformándose el día 25, más sin virrey español a la vista. ¡Y cómo no! Caso contrario, estos muchachotes tenían todo listo para que se armara la podrida. De allí su verdadero peso en una revolución que supieron empujar con la fuerza de la multitud y la fidelidad hacia sus ideales, aquellos que French y Beruti compartieron desde niños. Sí, pues de gurrumines se conocían estos dos. Y flor de camino al andar han hecho. Caudillos urbanos, acapararon una representación popular ganada desde la confianza y una convicción que lejos estaba de irse en palabras. Y para ir del dicho al hecho, ¿recuerda cual fue la famosa cocina de sus gestas? ¡El “morenista” Café de Marco! ¿Cuál otro si no? Escarapela o no escarapela, paraguas o no paraguas, esa no es la cuestión a la hora de recordar el 25 de Mayo ni a los inseparables French y Beruti. En el espíritu de la revolución se acuna su memoria, en la llama de su chispeante y agradecido fuego. Ahora usted sabe que de ello se trata, tal como el famoso pueblo que, en aquel inolvidable día, también así lo hizo.  

NO ME DIGAS!

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

QUE SE YO!

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

PARA CHUSMEAR

1
Gracias por su consulta. Lo esperamos en Defensa al 1344 del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche. Haga su reserva online aquí: http://pulperiaquilapan.com/
Necesitaría algo más?
Powered by
Ir arriba