Gauchito Gil, santito de las pampas

Es uno de los exponentes más destacados de las religiones populares en Argentina por su valentía, bravura y honradez.

Al igual que otros personajes populares asociados en la memoria colectiva con la imagen de bandoleros rurales justicieros, Antonio Mamerto Gil, el Gauchito Gil comenzó a ser venerado en la Provincia de Corrientes por su fama de gaucho milagroso y valiente. Si bien la historia data de mediados de 1800, no fue sino cien años después que su nombre se popularizó tanto al interior del país como fronteras afuera.

El Robing Hood correntino

Fechas y detalles del relato van cambiando según quien lo cuente. El punto de coincidencia del relato apunta a que Gil desertó de las milicias oficiales y se escondió en los montes de Mercedes, en el centro de la provincia de Corrientes, donde lideró una banda cuatrera que se dedicaba a robar ganado para repartirlo entre la gente pobre del campo.

Nacimiento de un mito

Las aventuras no duraron mucho ya que Gauchito Gil cayó en manos de la policía y fue degollado sin juicio alguno ni posibilidad de defensa. Pero antes de morir, cuentan, vaticinó sus primeros milagros al curar al hijo de quien le diera muerte. Desde entonces, cada 8 de enero su santuario en Mercedes reúne a cientos de miles de personas que le rinden homenaje con velas, cigarrillos, cintas rojas, vino, comida y baile. Con el tiempo, los altares y lugares de culto se multiplicaron, y la fama del gauchito milagroso atravesó pueblos, provincias y países.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • En la ciudad de Buenos Aires, su santuario se encuentra en la plaza Dorrego del barrio de Chacarita. Allí, un árbol enorme alberga su altar enrejado donde los fieles dejan sus ofrendas.
 

BIBLIOGRAFIA

  • Jinetes Rebeldes: historia del bandolerismo social en la Argentina, Hugo Chumbita, Editorial Colihue, Buenos Aires, 2009.
  • El santoral sospechoso en: Cultos y canonizaciones populares de Argentina, Félix Coluccio, Editorial del Sol, Buenos Aires, 1986.

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin