Larga vida al Monitor Top

¿Quién dijo que el frío no es tan vital como el fuego? Así lo entendió la Monitor Top, una revolucionaria de la refrigeración doméstica.

¡Qué hubiera sido de la vida del hombre sin el genial descubrimiento del fuego! La pregunta de inimaginable respuesta se ha perpetuado a lo largo de los tiempos. Aunque desde estas líneas, redoblamos la apuesta: ¿y si el frío no formara parte de nuestros días? Vale recordar, el ser humano ha hecho sus intentos de sobrevivir sin él: el charqui y el tasajo (carne secada al sol y en sal, respectivamente), son acaso una clara prueba de ello. Conservar era el asunto, más no fuera a través de la deshidratación. Claro que la proliferación de alimentos hizo necesario invertir el proceso. ¿Y si la clave no estaba en la sequía; sino en la humedad? La pregunta del millón hizo estragos en más de una mente brillante. Y aquí presentamos a su más revolucionaria criatura.

Que no se corte

Ya en el siglo XVIII, la necesidad de conservar alimentos perecederos por más tiempo no era un tema menor. Y los intentos por prolongar la tan preciada frescura dieron sus primeros frutos: allá por 1755, William Cullen logra convertir vapor de agua en hielo, dentro de una campana de vidrio al vacío. Luego, Gérald Nairne introduce al trabajo de Cullen la variante del ácido sulfúrico, elemento que -al ser mezclado con el agua- implica un mayor desprendimiento de calor y, por lo tanto, de vapor. Ya con la pista del agua -y sus cambios de estado- como clave del proceso, Edmond Carré formula, en 1866, un aparato capaz de generar frío. Cinco años más tarde, Karl Von Linde utiliza éter metálico y amoníaco como elementos refrigerantes, dando inicio a una seguidilla de perfeccionamientos sobre artefactos generadores de hielo y conservadoras. Sí, por más cotidiana y simple que parezca, nuestra amiga heladera ha obligado a andar un largo camino en materia de refrigeración.

La popular

Lo cierto es que, tras tantos “bochos” puestos al servicio del bendito hielo, en 1927 llega -con bombos y platillos- la gran “Monitor Top”: la primera heladera doméstica patentada por General Electric LG. El, para entonces, refrigerador más exitoso de la época desembarcaba entonces en más de un millón de hogares. ¿Cuál era el secreto conservacionista de esta joya? En primer lugar, su hermetismo (asegurado por su gabinete de acero). En segundo, su condensador cilíndrico, ubicado por encima de la heladera. ¡De allí que se llamara “Top”! Ahora bien, ¿cómo fue posible que tamaña revelación tecnológica se masificara de tal manera? Con el ojo puesto en sus antecesoras, cuyo valor resultaba inaccesible para la familia americana promedio (¡si hasta llegaron a costar U$S 1000!, nada menos que el doble de lo que valía un automóvil), la Monitor Top causó furor con su “envase”. Desechó la costosa madera para el más económico metal, lo que multiplicó su alcance. Aunque nuestra protagonista iría por más: su posterior modelo incorporó el condensador al interior de la heladera, convirtiéndose en un ejemplar superador y por demás popular.

Sin dudas, la tecnología y la vanguardia han dado a luz a modernos y sofisticados artefactos de refrigeración. Aunque la Monitor Top no defrauda aún, tal como ocurría con todo aquello que supo conservar puertas adentro, esta popular heladera tiene larga vida. Tanta, que hasta el día de hoy presenta ejemplares en funcionamiento. De hecho, queridos parroquianos, tenemos el agrado de contar con uno de ellos en la Pulpería. ¡Son bienvenidos de pasar cuando gusten!

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • Podés encontrar en la pulpería Quilapán una Monitor Top funcionado.

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin