Catena Zapata

Productos

La selección de viñas de altura provenientes de diferentes regiones ubicadas al pie de la Cordillera de los Andes da como resultado este extraordinario Alamos Malbec. Así, se obtiene lo mejor de las bebidas nacionales. Y aunque del dicho al hecho hay mucho trecho, en este caso es verdad. No por nada lleva diez años ostentando el título del "malbec argentino más exportado". Esta sí que fue una sorpresa para mí. Nunca (y mirá que no me gusta emplear esta palabra) había transitado por la misma cepa, aunque de distintos orígenes. Me confunde un poco y me agrada mucho. 100% recomendable. 100% malbec.

       

Amigo de innumerables noches de soledad, mi querido tinto. Este vino, resultado del corte de dos pinot noir de viñedos mendocinos diferentes, es sumamente elegante y complejo. Y esta complejidad es la que me atrae de él. Su color de tejas rojas me hace volar y soñar en mirar cada lugar desde el cielo. Su delicado aroma es un dulce recorrido por las confituras coloradas, las ciruelas y el cuero, y sus notas de vainilla y café resultan impactante y a la vez honestas. ¡Benditas sean las sorpresas! En boca, de impacto dulce. Te saludo exquisito vino suave. Te saludo mientras empino el codo una vez más.

El arte del blend es lo que hizo famosa a la región de Burdeos en Francia y en Argentina han sabido aprender del maestro. Este blend 90% cabernet franc, 7% merlot y 3% petit verdot es la prueba de aquello. El gran protagonista de esta botella es el cabernet franc, que junto al merlot y al petit verdot se muestra suave y complejo. En este vino se siente la presencia de las hierbas y el anís, mezclada con fragancias frutales y ligeramente picantes. En este recorrido, mi paladar se dejó encantar con su final tostado. Recomiendo acompañarlo con un risotto de champiñones a la pimienta.

Este Cabernet Sauvignon es complejo y muy elegante. Su color rojo rubí te da la bienvenida, mientras que sus aromas evocan la ciruela, los frutos rojos, y un toque de eucaliptus y pimienta negra. Si buscás un vino con cuerpo y al mismo tiempo delicado no podés dejar de probarlo. Mi momento favorito es el final, con notas tostadas y sabores vainillosos. Recomiendo acompañarlo con platos bien sazonados, incluyendo carnes rojas, pastas y quesos. Un vino perfecto por los domingos en familia.

El viñedo de Agrelo en Mendoza le transfiere a sus vinos la calidez de las tardes y el frío de las noches, haciendo de este un chardonnay con presencia y equilibrio. Su color amarillo es intenso y los tenues reflejos verdes encantadores. El aroma es elegante y complejo... me hace recordar la piña, la pera y el melocotón del verano. Justo ahí siento la vainilla, pero solo un toque. Un agrado. Mi paladar se zambulle en el dulzor y la untuosidad. Estoy contento. Acabo de vivir una experiencia fresca y contundente. Recomiendo acompañar con carnes blancas o platillos de poca carne. Para el pulpero uno de los mejores Chardonnay del país sin ninguna duda.