Don Miguel Lombardi

Productos

Si algo va a detonar una reunión; si algo va a ser el alma de la fiesta, es este tipo de carne salvaje. El escabeche de vizcacha de Don Miguel, digamos, si estuviéramos en un bingo, tendría cartón lleno, saltaríamos como unos desaforados vos y yo, felices de nuestra suerte. Con esta carne rústica, salvaje, que se llena del sabor del vino, del aceite, del laurel; tenes que hacer un esfuerzo enorme por no ser un maleducado y meter el tenedor y comer así, de frente marche. Reprimite, hace como yo e invita a la gente que tenés cerca.

Si sos un auténtico amante del escabeche, esta es tuya, querido amigo. Esta combinación de carne blanca de pollo; tierna, noble y sabrosa, con el vino, los vegetales y la pimienta propia del escabeche. Si sos carnívoro como yo, pero también te gustan los vegetales, no hay mucho que pensar. Te abrís un vinito blanco, te cortás unos panes y te preparás una entrada que va a quedar para chuparte los dedos. Siempre se puede innovar con la comida, siempre se puede probar eso que conocemos con un toque no sólo gourmet, sino que también artesanal y de campo. ¡Y adentro!

A mí siempre me gustaron los vegetales, la verdad, no te miento. No sufría cuando me ponían zanahorias, brócoli o repollos en el plato, siempre fui bastante rústico en eso. Entonces ya de grande, me animo, cómo no, a las berenjenas al escabeche de Don Miguel. Apenas mordés sentís el sabor fuerte, levemente picante, sutilmente dulce. Podes percibir también el picante de los ajíes, el aroma del laurel, la presencia del vino. Me recuerda a las que solía preparar mi mamá; las ponía en un plato de madera, mis hermanos más grandes pasaban, iban picando de a poco y ponían caras pícaras de felicidad. Estas berenjenas van bien con casi todo; podés comerlas con pan fresco, con tostadas, con una buena picada o como yo, que cada tanto me siento en el patio y con un tenedor en mano hago lo mío. Así, rústico.

Este escabeche de chivo- como buena carne salvaje- es fuerte, un poco tosca, pero deliciosa, carnosa y con carácter. Este escabeche apto para celíacos, es aquel que puede brindarle un toque diferente en cualquier picada. ¿Mi recomendación pulpera? Consumirlo sobre unas tostaditas de pan de campo. Con el sabor de lo hecho en casa, cumpliendo con todas las normas de buenas prácticas. Recetas que conservan el sabor y el bouquet de materias primas seleccionadas. Hágame caso, el que prueba este escabeche, no da ni un paso para atrás.

   

Si nos vamos a juntar en casa de alguien- cosa que no suelo hacer, vos sabés cómo me gusta estar acá en el patio de la pulpería y recibir gente-suelo llevar uno de estos escabeches de conejo. No hay obsequio más delicado para compartir que una de estas conservas que tienen el sabor único y delicado de la carne blanca y tierna de uno de estos bichos. Compro pan, llego con mis frasquitos y ¡Zas! la gente se vuelve loca con estos productos caseros. ¿Y sabés qué me preguntan siempre? Por qué no es ácido, ni es invasivo como la mayoría de las carnes y verduras que se conservan de esta forma. Pasa que Don Miguel sabe, y prepara con un vino blanco que le quita ese sabor tan ácido al vinagre. Entonces, mi llegada siempre es un éxito. Además no tiene conservantes y es apto para celíacos porque no tiene gluten. Toma, llevate una para que la gente aplauda cuando te vea llegar a vos también.

Lo sentimos, no hemos encontrado actividad. Por favor, prueba un filtro diferente.

×