Salames del Delta

Productos

Probé todos los salames. Sí, todos los salames de la Pulpería, y quedé maravillado con tantos sabores diferentes. Los hay con roquefort, provolone y hasta nueces. Pero éste con tomate, me sorprendió. Te voy a contar porqué. Es como si el tomate se hubiera secado y toda su humedad se la regaló al salame. ¡Es increíble como en el paladar se mezclan estas dos sensaciones! Para que te hagas una idea, su sabor recuerda a la salsa criolla, pero debes probarlo para saber realmente de qué estoy hablando.

En la Pulpería nos encantan los sabores exóticos. Vos sabés, parroquiano, que somos unos exploradores de sabores. Nos gustan tanto las picadas, que buscamos más y más delicias para deleitar a nuestro paladar. Por eso, encontramos este salame marroquí, que tiene una mezcla de siete especias árabes. A esta mezcla se le llama baharat y está conformada por toques de pimienta Jamaica y negra, cardamomo, clavo de olor, nuez moscada, coriandro y comino. Y para que sea más marroquí aún, Fernanda le agrega un toque de fenogreco. Aunque es confundido con un cereal, el fenogreco es una legumbre de un sabor similar al del caramelo o al jarabe de savia de arce, aunque menos amargo. Esta planta originaria de Asia, es comúnmente utilizada en la gastronomía de esta zona y, para nuestra suerte, podemos disfrutarla mezclada con el sabor de otras siete especias. ¡La pieza exótica de la picada!

 

Perciban la siguiente escena: una tabla de picada, y una pieza de sopresatta sobre ella, facón en mano dispuesto a cortar en rebanadas finas, para sumarlas a la tabla. Guau, al cortarlo suavemente, comienzo a percibir una combinación de aromas y recuerdos todos mezclados: Italia, el barrio de La Boca, veo trozos del tamaño de una avellana, los colores. No aguanto más, me llevo una rodaja a la boca. Si bien no es el salame más popular en Argentina, como su sabor delicioso se sale de la norma. Es el que primero que se acaba en una picada. Quedé sin palabras (rarísimo en mí). Solo atino a decir: "¡Gracias, Fernanda!"

Sarna con gusto no pica, dice el refrán, y como este salame con curry, es muy gustoso, no pica para nada. Tiene el equilibrio justo de los embutidos bien hechos; está condimentado sólo con especias naturales, muchas de las cuales provienen de la molienda de semillas. Tampoco tiene conservantes ni todas la parafernalias que usan otros salames no artesanales; todo se hace con la responsabilidad, la calidad y la buena mano de los que saben sobre producir caseramente salames. Y si algo sabe este pulpero, es comerlo también, caseramente, con un buen queso, un buen vermuth y una excelente compañía.

Los ojos se me llenaron de lagrimas al probar esta longaniza, y no de tristeza ni porque pique, eh. Fue pura emoción; es tal la inmensa variedad de aromas y sabores, que me llenó el alma. Lo probé solo, con un poco de mozzarella, mis papilas aplaudieron ante esta sinfonía de sabores. La frutilla de esta belleza es que no tiene TACC y es apta para celiacos. Maravilloso. Solo recomiendo que compres varios, porque si convidas, ya sabés lo que dicen, el que se fue a Sevilla...

Ir arriba
Abrir chat
1
Puede reservar su mesa llamando al 4307-6288.
Lo esperamos en Defensa al 1344, San Telmo del miércoles al domingo de la 12hs hasta la medianoche.
Si es algo urgente puedes molestarme en WhatsApp. El pulpero
Powered by