Estancia Cachucó

Productos

No puedo no estar de acuerdo con la idea de que el ciervo es una carne de caza de sabor sublime e inigualable. Le soy sincero, parroquiano, recomiendo mucho el escabeche de ciervo a todos aquellos que deben cuidar su ingesta de lípidos y sodio; además es una carne que tiene una mayor cantidad de proteínas y vitaminas que otras carnes. Recordando lo que dijo el chef Anthony Bourdain: “si querés un ascenso, invita a tu jefe a comer a tu casa y ofrécele ciervo”, te pregunto: ¿Vos querés un ascenso? Comprá este escabeche de ciervo y unite al club de seguidores de Juan Cruz Padilla, un productor que no nos deja de asombrar.

La vizcacha, bicho argentino si lo hay, tiene sus inicios en la gastronomía junto con el establecimiento de los alambrados y el cercado moderno. Su consumo fue alentado por los propietarios de las estancias, ya que estos roedores desde siempre fueron dañinos para las pasturas y los sembrados. La vizcacha no come nada que no sea vegetal y su carne es blanca. A primera vista el escabeche de vizcacha parece pollo, y al probarlo muchos no se darán cuenta de lo que están sirviéndoles delante, pero tiene este sabor particular a carne salvaje, que lo vuelve un producto único. Y usted bien sabe, parroquiano, que lo único es un imán para esta pulpería.

¿Sabía usted, buen amigo, que el jabalí en escabeche es una carne de nuestra pampa que posee menos calorías que la vacuna y porcina? Por supuesto que el jabalí no es para cualquiera; su carne es muy preciada porque como animal salvaje, es exótico y de calidad. De exquisito sabor, este producto condimentado con cebolla, zanahoria, vinagre y especias varias, da como resultado un escabeche único y delicioso. ¿Una forma de comerlo? No creo que haya una sola, paisano, pero si tengo que elegir, abriría un buen vino malbec y lo prepararía como una buena picada. Eso sí, siempre lo serviría a temperatura ambiente y lo dejaría casi derretirse en la boca. ¿O acaso me va a decir que nunca quiso sentirse millonario del sabor?

×