Deprecated: Elementor\Utils::is_ajax ha quedado obsoleto desde la versión 2.6.0. Utiliza wp_doing_ajax() en su lugar. in /nas/content/live/pulperia/wp-includes/functions.php on line 4713
Prostitución

Rubias, judías y pobres

Los orígenes de la prostitución en la Argentina, precariedad, engaño y la mafia de Zwi Magdal.

Corría el año 1860, en la Ciudad de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, se crea “La Sociedad de Socorros Mutuos Varsovia”. Este fue el primer nombre de la organización de trata de mujeres judías más grande de la historia argentina que años después, en 1904, se llamaría “Zwi Magdal” en honor al creador de la organización. Repasaremos su historia y el testimonio revelador de Raquel Liberman.

El negocio crece

No es casualidad que los primeros prostíbulos de la Zwi Magdal se hayan ubicado en Avellaneda, allí gobernó por cuarenta años Don Alberto Barcelo, político conservador, quien preparó el terreno para hacer de la ciudad un espacio de negocios sucios, juego y  prostitución. Al prostíbulo de “Las Polacas” en Av. Pavón y Mitre y el de “La chacarera”, concurrían los hombres que las preferían rubias, sumisas y de ojos celestes. El negocio fue creciendo y creciendo. En la Ciudad de Buenos Aires, los primeros prostíbulos se instalaron sobre la calle Libertad que hoy se conoce como la calle de compra y venta de oro. Con el centenario, en 1904, los prostíbulos se mudan para el barrio de Once. De esta manera, se mezclaron aquellos judíos que ejercían su trabajo legal –textiles en su mayoría- con los rufianes y proxenetas que instalaron “Las casas de Tolerancia” sobre las calles Junín, Uriburu, Lavalle, Pasteur.

La trampa

¿Cómo reclutaban a las mujeres? El sistema funcionaba a través de un engaño: los hombres viajaban hacia las aldeas de Cracovia, Polonia, en busca familias pobres para ofrecerles casarse con su hijas –niñas de entre 13 y 16 años- y garantizarles un futuro mejor en otro país. La trampa convencía a los pobladores que, ante la falta de horizonte, aceptaban el trato. Con un pie en la Argentina, el engaño se develaba, los proxenetas llevaban a las mujeres a un dpto sobre la Av. Corrientes, allí las “amansaban”, luego las ofertaban en el remate entre los socios de la mafia para finalmente ingresarlas al mercado sexual. Llegaron a controlar unos 2000 prostíbulos en todo el país, con 430 cafishios, 4.000 prostitutas esclavas y hasta un cementerio de rufianes y prostitutas en Avellaneda.

Raquel Liberman, heroína

Fue una mujer prostituta, esclava de esta organización, quien sin contar con antecedentes de denuncias que respaldaran su accionar, logró armarse de valor y ponerle fin a la misma: hablamos de Raquel Liberman. Polaca, sola y con dos hijos a cuestas, llegó a la Argentina en 1922 engañada por sus cuñados miembros de la mafia Zwi Magdal. En 1930, tuvo éxito al denunciar tanto a proxenetas como a madamas de la organización.

El grito desesperado de esta mujer llena de coraje y decisión persiste hoy en todas aquellas, que solas o a través de organizaciones denuncian y persiguen el tráfico y prostitución de mujeres y niñas en nuestro país.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • La trata de mujeres y niñas sigue vigente en nuestro país.
  • Para denunciar estas prácticas delictivas existen diversas vías: la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (UFASE) (Teléfono: (011) 4331-2158 – Teléfono para urgencias: (011) 4331-2223 – E-mail: ufase@mpf.gov.ar); Área de trata de personas de la Defensoría del Pueblo de la Nación (Suipacha 365 – CABA- Teléfono: (0810) 333-3762) y Fundación María de los Ángeles, Arenales 1805.
  • En el 2010, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires creó el premio “Raquel Liberman“, que se otorga cada dos años a la organización no gubernamental, red de organizaciones no gubernamentales o personas que lleven adelante un proyecto social ejemplar que promueva y proteja los derechos de las sobrevivientes de situaciones de violencia contra las mujeres.
  • La Pulpería Quilapán colaboró con la financiación de Impuras, documental de Julián Krakov que hace foco en la historia de la mafia de trata de mujeres Zwi Migdal y está próxima a estrenarse.

BIBLIOGRAFIA

  • La Polaca, inmigrantes, rufianes y esclavas a comienzos del sigo XX, Myrtha Schalom, Galerna, Buenos Aires, 2013.
  • La mafia judía en la Argentina, Fabián Spollansky, Rubín, Buenos Aires, 2008.

 

 

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin