San Luis, belleza a la carta

La provincia encanta con su geografía de valles, sierras y arroyos. Bellos paisajes, pesca y relax componen el “menú” puntano.

Lo pedís, lo tenés. Tan simple como clara es la propuesta que San Luis suscribe en la armonía de sus paisajes, la nobleza de su clima y la amabilidad de su gente. Satisfacción garantizada para quienes buscan tranquilidad, aventura, belleza natural y hasta la posibilidad de probar suerte con el pique. Asomando entre las sierras, San Luis “late” en el corazón del país. Nada mejor que seguir sus palpitaciones…

Yendo y viniendo

El territorio provincial fue originariamente habitado por aborígenes Comechingones y Huarpes, entre otros. Ya en tiempos de colonización, sería el turno de una seguidilla de fundaciones y cambiantes delimitaciones perimetrales. Tras una fallida primera fundación, la segunda y definitiva llegaría en 1596, bajo el nombre de San Luis de Loyola Nueva Medina de Río Seco. Pero la historia no termina aquí: luego de varios traslados, los actuales límites se definirían en 1881, dando el encuadre definitivo a una notable geografía. Por su parte, la presencia de frigoríficos y curtiembres -junto con la actividad lechera y la minería serrana- marca el rumbo económico de sus habitantes,  los llamados “puntanos”.

Destinos color verde

San Luis “desborda” naturaleza, y las opciones se multiplican para quienes van en busca de ella. La Villa de Merlo es famosa por su micro-clima. Ubicada en la Sierra Comechingones, sus bosques y aguas cristalinas son protagonistas de diversas propuestas. Cabalgatas, rappel y vuelo en parapente; o la calma de los arroyos Piedra Blanca o del Tigre. La pesca de truchas también es muy demandada.
Potrero de los Funes es otro de los pilares provinciales. A sólo 16 kilómetros de la capital, este valle toma el nombre de una familia allí residente en el siglo XIX. Rodeado de sierras, “el Potrero” también destila adrenalina: el «zigzagueante» autódromo ofrece vértigo e inmejorables postales para los corredores de carreras automovilísticas.

Paraíso natural

Terrazas, acantilados y las más diversas geoformas componen el paisaje del Parque Nacional Sierra de Las Quijadas, al noroeste de la provincia. Un territorio de 150 mil hectáreas en el que la erosión ha hecho maravillas sobre paredones de 300 metros de altura. Restos arqueológicos y yacimientos paleontológicos también dicen presente en un recorrido cuyo punto culminante es el Potrero de Aguada, un imponente anfiteatro natural de característico color rojizo.
Así, la provincia de San Luis despliega calidad y variedad para todos los gustos. Sólo es cuestión de atreverse a descubrirla.

FOTOTECA

RUBRICA

INSOLITO

  • ¿Por qué los pobladores oriundos de la provincia son llamados “puntanos”?. Pura geografía: San Luis está ubicada en las Sierras Grandes; más precisamente en el extremo llamado Punta de los Venados. De allí el origen del gentilicio.
  • ¿A qué se debe el microclima presente en la ciudad de Merlo? Las proporciones de ozono presentes en la atmósfera resultan más elevadas que las normales, lo que genera un alto porcentaje de ionización negativa. El resultado es un efecto energizante y estimulante que influencian positivamente el ánimo humano.
  • San Luis no es tan sólo una sucesión de bellos paisajes. La literatura engrandece su rico patrimonio cultural. Situada en Merlo, la Casa Natal de Antonio Esteban Agüero abre sus puertas para descubrir  momentos estelares de la historia literatura sanluiseña. El poeta, prosista y escritor es un ícono de la cultura provincial.

BIBLIOGRAFIA

 

PREGONERA

COMPARTIR

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin