Sigue en pie el pulpero. Boleamos por el pulpero.

AÑO II – N° 79/ DICIEMBRE 2016
Parroquianas, parroquianos,

El 2016 se termina en menos de lo que canta un gallo, y por estos pagos andamos de balance. ¿Será que usted ya empezó a ser el suyo?

Por lo pronto, este pulpero le dice que forma parte del nuestro. Sí, por cada una de las veces que se sentó a nuestra mesa, o navegó sin más por nuestra pulpería online¡Nada hubiera sido posible sin su grata presencia! Ni la virtual, ni la que lo trajo hasta aquí de pies a cabeza.

Y en el más literal de los sentidos. Pues todos juntos metimos la pata con gusto para que el vino patero de la casa sea una realidad. Pero como nos gusta dejar a todos contentos, la nueva chopera eléctrica llegó para quedarse y saciar la sed de los cerveceros viejos. Ah…y con súper picada súper clásico de por medio. Porque si la hacemos, la hacemos bien.
Y si de homenajear a la patria se trata, no nos andamos con chiquitas. ¡Gracias por ser parte del locro más grande de la ciudad! Sí, el pasado 25 de mayo. Porque en nuestra pulpería abrimos las puertas a las grandes historias, y también a las pequeñas, a las propias, esas que nos conectan con los más puros sentimientos. Este mes de agosto, todos volvimos a la infancia en nuestro festejo del día del niño, con toro mecánico incluido. Y para los hermanos que se eligen, celebramos el día del amigo con torneo de metegol y un costillar digno de panzada. Eso sí, a la hora de la cocina, no perdimos oportunidad de romper el molde y dar rienda suelta a una auténtica noche senegalesa, con mafe y cóctel en cuerno.
¿Qué tal? Claro que también rompimos todos los records, con nuestro concurso de tomadores de cerveza. Y hasta a más de uno le volamos la cabeza, con las tardes de vinilo session, en el flamante jardín de la casona, inaugurado para este ya instaladísimo ritual sabatino.

Como si poco fuera ya, le cuento que seguimos sumando gente al barco: el chef Conrado y la chefa Virginia. ¡Bienvenidos a bordo! Sobre todo, si de batallas navales va el asunto. Tocado, pero no hundido.

La amenaza de demolición de la casona de adobe, más que a abandonar la nave Quilapán, nos incitó a remar más fuerte. A seguir sumando esfuerzos, propuestas, eventos… a contarle más y más historias. Y eso que ya le contamos unas cuantas eh… De gauchos y compadritos, de grandes próceres e ignotos héroes, de sabores y geografías. Los caramelos del relojito y la ruda que todo lo cura, sin olvidarnos de delicias tales como los pastelitos o las nueces confitadas. ¡En “mondiola” creemos! Porque la bondiola da que hablar. Tanto como las leyendas y fantasmas de Buenos Aires, o la odisea de un Virrey en fuga. Todos y cada uno de los relatos estrella de nuestro blog, aquellos que ardieron a puro clic.

Claro que nuestro almacén tampoco se quedó atrás… El salame criollo Del Delta y el queso mimolette Santa Águeda se han quedado con los laureles y los records de frecuentación. Ah, y para completar el podio, el niño mimado de la casona: ¡la jarra pingüino!

¿Vio cuantas cosas hemos compartido este año? Y lo que aún nos resta para el venidero…Porque si de algo no nos cansamos, es de redoblar la apuesta. Por eso, despedimos este 2016 con la misma tónica con la aguardamos el 2017. A lo grande…y vaya si usted, parroquiano, ha tenido que ver con eso. Estas líneas son apenas un botón de su incomparable aporte, y de nuestras inmensas gracias.
Vuelta al pago,

El pulpero

RUBRICA

FOTOTECA

INSOLITO

BIBLIOGRAFIA

PREGONERA

PARA CHUSMEAR

COLABORACION SIMPATICA

Invitame un café en cafecito.app
×