Miguel Najdorf, el gran maestro