Padre Pedro Opeka, el Apóstol de la basura