Harina de algarroba: libre de culpa y con causa