Api zapallo, de boca en boca… ¡y de cocina a cocina!