Baqueanos, profetas en su tierra