Salsa criolla, una cucharada… ¡una panzada!