Hans Langsdorff, una cuestión de honor