Cisne de pulpería: arte para beber