COAS, solidaridad con mayúsculas