Familia Roverano, ¿oro está?