Alcornoque, una cuestión de piel