Cervecería Munich, a puro divismo