Damián Szifrón, el gran relator