Mercedes Sosa, la voz de la dignidad