Y el Clarín, estridente sonó