Aceite de oliva, el oro líquido