José María Peña: pico, pala y corazón