Matías Pipet, con sello propio