Francisco de Viedma, el conciliador