Parroquianos, truco y ginebra