Mucho ruido y altas nueces… ¡confitadas!