¡Entre dulce y amargo no existe trecho muy largo!