Huella de carbono, tras el rastro crucial