Vitrolera, suspiro de una noche de café