Juan Martín del Potro, como el ave Fénix