Juego del sapo: el que no salta es un inglés