La Serenísima, copando la vía láctea