Azúcar mascabo, tras el rastro de la perla negra