El negro Ezeiza tenía un don